Ortodoncia

La ortodoncia le permite corregir la mala posición de los dientes. Ya no hay excusas para no sonreír.

test1

La Ortodoncia es la especialidad de la odontología dirigida a la corrección de la posición de los dientes y malas oclusiones.

Se encarga de estudiar, prevenir y tratar las anomalías de la posición, forma y función dentarias. El ortodoncista usa diferentes tipos de fuerzas controladas para conseguir una armonía y óptimo estado de la salud bucal.

Actualmente, cada vez son más los pacientes adultos que se plantean un tratamiento. Casi el 75% de la población con la dentición permanente necesitaría algún tipo de ortodoncia. Lo ideal es comenzar el tratamiento lo antes posible, en la niñez o adolescencia. La duración del tratamiento no depende de la técnica o tipo de brackets, sino de factores biológicos, de la respuesta del cuerpo y la complejidad del caso. La edad y colaboración del paciente influye mucho.

Los tratamientos se realizan mediante aparatos fijos o removibles. Nosotros realizamos todos los casos con aparatología fija. Generalmente se utilizan los brackets, metálicos y estéticos. Los metálicos son mas confiables, resisten bien la fuerza y tienden acortar el tiempo de duración del tratamiento. Los estéticos están elaborados de cerámica, zafiro, policarbonato y de plástico.

Las alteraciones más comunes son:

1. Apiñamiento dental

Mala posición dentaria, leves o severas diastemas, que son los espacios entre dientes que en condiciones normales no deberían existir.

2. Mordida cruzada

Se crea un efecto de tijeras y la mordida al revés. En la mordida abierta se queda un espacio al contactar los dientes inferiores con superiores, dificultando el sellado de los labios.

3. Prognatismo

Cuando la mandíbula y los dientes inferiores se hallan adelantados con respectos al maxilar superior por el excesivo crecimiento de la mandíbula o insuficiente desarrollo del maxilar superior, con la inclinación hacia fuera de los dientes inferiores.

4. Retrognatismo

Cuando la mandíbula y los dientes inferiores se hallan retrasados con respecto al maxilar superior, por el excesivo crecimiento del maxilar superior o insuficiente desarrollo de la mandíbula, con la inclinación hacia fuera de los dientes superiores.