Bruxismo

El bruxismo puede ser una afección muy grave y dolorosa que puede causar daños con el tiempo.

test1

¿Qué es el bruxismo o rechinar de dientes y por qué es tan malo?

Esencialmente, el rechinar de dientes es exactamente lo que parece: apretar, rechinar los dientes a menudo, sin ser completamente conscientes de nuestras acciones, especialmente durante la noche.
El término médico de rechinar los dientes es bruxismo, y nuestros dientes no están diseñados para resistir esta fuerza y abrasión constante.
El bruxismo se clasifica como una "actividad parafuncional", que se refiere al uso de cualquier parte del cuerpo que no sea la habitual. La causas del bruxismo son muy complejas y la mayoría de los expertos están de acuerdo en que múltiples factores pueden conducir o contribuir al bruxismo.



Solicitar cita previa

Hay dos tipos de bruxismo: el bruxismo del sueño y el bruxismo despierto. Ambos están asociados a mismos tipos y niveles de daño físico, pero hay una diferencia clave: el bruxismo del sueño generalmente termina cuando el individuo se despierta y los síntomas mejoran gradualmente en el transcurso del día; mientras que el bruxismo despierto generalmente no ocurre hasta que el individuo se despierta, y luego empeora durante el día.

El bruxismo puede ser una afección muy grave y dolorosa que puede causar daños con el tiempo. Por eso es importante reconocer los síntomas y buscar un diagnóstico médico preciso lo antes posible.

Las principales razones que nos hacen rechinar los dientes:

- Mala oclusión (cuando los dientes superiores e inferiores no se encuentran como deberían).
- Depresión y/o ansiedad.
- Altos niveles de estrés.
- Interrupciones de neurotransmisores.
- Trastornos neurodegenerativos como las enfermedades de Huntington o Parkinson.
- Predisposición genética.
- Uso de antidepresivos, anfetaminas, medicamentos contra la ansiedad o antipsicóticos.
- Uso de nicotina.
- Consumo frecuente de alcohol.
- Ingesta excesiva de café.
- Trastornos respiratorios del sueño alterados, como apnea obstructiva del sueño.

Estos son algunos de los síntomas más comunes del bruxismo crónico:

- Fuerte rechinar de dientes y/o apretar la mandíbula.
- Dientes dañados. Esto puede incluir astillar, aplanar, fracturar y/o aflojar.
- Esmalte dental desgastado.El esmalte es la sustancia que actúa como recubrimiento exterior del diente. En casos severos, las capas internas del diente estarán expuestas.
- Recesión de las encías.
- Dolor o sensibilidad extrema en los dientes.
- Dolor crónico de la mandíbula y trastorno de la articulación temporomandibular. Esto puede conducir a síntomas de bloqueo de la mandíbula, caracterizados por la incapacidad para abrir y/o cerrar completamente la mandíbula.
- Dolor de cuello y/o cara. Algunas personas con bruxismo también pueden experimentar un dolor de oído, a pesar de que el problema no provenga de su canal auditivo.
- Dolores de cabeza sordos crónicos. Para la mayoría, estos dolores de cabeza comienzan en las sienes y se mueven lentamente hacia adentro.
- Cortes y llagas por morder la mejilla interna.
- Mala calidad y duración del sueño.

¿Cómo podemos tratar este problema?

Nuestros dentistas son los que verifican los signos de bruxismo durante los exámenes dentales de rutina. Si se detectan signos de bruxismo, el/la dentista normalmente programará citas de seguimiento para determinar si la afección está progresando o no.
Las férulas de descarga son, a menudo, el primer enfoque dental utilizado para abordar el bruxismo.
En casos severos, se puede recetar terapia dental y/o medicamentos.
Las personas con bruxismo nocturno pueden elegir entre una amplia gama de modelos de férulas de descarga para satisfacer sus preferencias individuales.
Los mejores resultados se obtienen con las personalizadas- Se crean utilizando una impresión detallada de la boca del paciente, enviándolas al laboratorio y haciéndolas a la medida exacta del paciente.
Por lo general, la férula de descarga se utiliza principalmente por la noche, durante el sueño, para evitar que los dientes estén en contacto entre sí y provoquen un desgaste excesivo. También sirve para descargar los músculos mandibulares y las articulaciones, consiguiendo así el objetivo deseado.